www.softmachine.es

Este año se nos presentó de nuevo la posibilidad de colaborar con la Escola Garbí Pere Vergés. El planteamiento, al igual que el año anterior, era que los alumnos pudieran tener un primer contacto con la empresa (lo podéis leer aquí):

…“La estancia en la empresa es una materia que tiene como objetivo hacer conocer al alumnado la realidad del mundo laboral. La estancia en la empresa consiste básicamente en un período de permanencia y actividad del alumnado en una empresa, entendida como unidad de producción, distribución o de servicios.

La estancia a la empresa tiene una función básicamente orientadora y, por lo tanto, no se tiene que confundir con unas prácticas laborales o con el pre-aprendizaje de un oficio.

La materia ofrece al alumnado la posibilidad de conocer la estructura organizativa de una empresa y la gestión de sus recursos humanos, materiales y energéticos; las condiciones legales que afectan las relaciones laborales; y la identificación de las capacidades propias referidas al mundo laboral para establecer su itinerario formativo y profesional de acuerdo con sus intereses.”…

Con los deberes hechos y la lección pasada, la estructuración y dinámica de trabajo resultó muy sencilla. La lógica empírica nos había ayudado a organizarnos mejor. Ya se sabe, con cada nueva experiencia, aprendemos de los errores, fomentando aquello que ha dado mejores resultados y corrigiendo aquello que en principio no funcionaba. Es algo que constantemente aplicamos en nuestro trabajo, que nace y hace la experiencia y nos convierte en mejores profesionales. Igualmente en esta nueva faceta de mentores decidimos sistematizar el proceso de forma jerarquizada y ordenada para que todos los departamentos colaborasen y mostrar así el conjunto de la empresa. Sin que nada se perdiese, sin que nada dejase de ser mostrado.

Así recibimos a Eduard a mediados de Marzo, con el recuerdo de David aún latente y la ilusión, como siempre, presente. Marc Noëlle, director general de Softmachine, fue el encargado de presentarle la empresa, bastó un breve resumen de nuestra labor, de nuestros valores y filosofía y de nuestro saber hacer para que empezara a conocer a esta pequeña familia. Luego fue pasando por cada uno de los departamentos de Softmachine, era importante, que conociera cada uno de los rincones que conforman la compañía, cada uno de los cajones llenos de experiencias que podíamos y debíamos mostrarle. También nosotros queríamos aprender de él. De la ilusión que se tiene por las pequeñas cosas a los 16 años, del porqué de cada elemento, acción o palabra. También hablar de nuestra profesión en voz alta, darle valor a nuestro trabajo y de la transcendencia que tiene cada gesto en el engranaje total de la corporación, es importante hacer las cosas pero es fundamental hacerlas bien. Aquí de una manera u otra todos estamos vinculados, nuestro trabajo siempre depende y condiciona el de otro por lo que se torna imprescindible estar alineados.

Eduard se fue de aquí con la impresión de que había buen ambiente de trabajo y de la importancia de esto en el resultado final de Softmachine como empresa. Supongo que por encima de cualquier otra cosa aprendió de la necesidad de colaborar, cada cual es lo que es, en parte, gracias al trabajo de sus compañeros.

Nosotros también aprendimos de él. Si el año pasado nos conquistaba la sabiduría de David este año Eduard nos sorprendía con su capacidad analítica y creativa. A veces olvidamos la importancia de la curiosidad. Si dejamos de preguntar, si dejamos que el miedo o la vergüenza nos impidan mostrar nuestro desconocimiento, entonces, dejaremos de aprender. Eduard preguntaba sin pavura porque para eso había venido. De nada sirve escuchar sin entender. Eso también lo aprendimos de él y os aseguro que no fue lo único.

The following two tabs change content below.
Softmachine

Softmachine

Soluciones flexibles para la gestión de Personas.