www.softmachine.es

Tempo Mobile y las nuevas tecnologías móviles

Abel García

Tempo Mobile y las nuevas tecnologías móviles

Abel García

Software Engineer

Hace dos años que empezó el proyecto Tempo Mobile, y como con cualquier desarrollo nuevo, surgió la pregunta sobre cuál era la mejor manera para llevarlo a cabo procurando una respuesta óptima a los usuarios móviles.

Es innegable que la tecnología avanza muy rápidamente, especialmente aquella que asociamos a la informática y reconocemos como programable. Si concretamos en nuestro área de aplicación nos encontramos con que cada año tenemos una versión nueva (por ejemplo, en Apple iOS 9, iOS 10,…) con sus correspondientes características, y aproximadamente en torno a tres sub versiones pequeñas que generalmente van ligadas a pequeñas mejoras o correcciones. Si tenemos en cuenta que el desarrollo en plataformas móviles abarca principalmente tres sistemas operativos (iOS, Android y Windows) podemos hacernos una idea del esfuerzo de constancia y destreza que exige este tipo de aplicación.

¿Como resolvimos esta problemática?

Desarrollar en nativo te permite aprovechar todas las características que tiene cada plataforma y mantener una experiencia de usuario óptima. Pero, ¿merece la pena un desarrollo nativo, que conlleva realizar tres desarrollos diferentes para abarcar todas las plataformas? Esto implica tener un equipo que domine cada una de ellas, ya que son tres lenguajes de programación diferentes, sin mencionar que hay que mantener el proyecto actualizado con las continuas mejoras de los frameworks, versiones, librerías, etc.

Cuando la aplicación necesita requerimientos intensos en términos de diseño o interacción con la interfaz de usuario (UI), como puede ser un juego, se hace necesario el uso específico para cada plataforma. Sin embargo, para aplicaciones menos rígidas se puede optar por un desarrollo multiplataforma, optimizando los recursos en el desarrollo de la funcionalidad. Es por ello que optamos por utilizar Xamarin.

Xamarin es una compañía de desarrollo con una serie de herramientas multiplataforma que permiten escribir código nativo en iOS, Android y Windows utilizando una base de código compartido en C# (que es el lenguaje de programación que utilizamos diariamente) entre todas las plataformas. De esta manera se puede tener todo tu modelo de negocio compartido entre los dispositivos móviles con un único desarrollo, y dejando la interfaz de usuario para que sea desarrollada en cada plataforma por separado. Aun así una buena parte del conocimiento de cada plataforma es bien recibido, siendo el grado de compartición del mismo cercano al 75%, lo que se traduce en un desarrollo más productivo, rápido y fácil de mantener, al tener toda la lógica de negocio compartida y desarrollada una única vez para todas las plataformas móviles. A esto se lo denomina como “el enfoque tradicional de Xamarin”.  Incluso se puede llegar aún más lejos por medio de Xamarin.Forms, que permite compartir todavía más código (en torno al 95%). Xamarin.Forms lo que hace es coger una serie de controles, páginas y layouts que son comunes entre plataformas (por ejemplo un botón) y compartir la funcionalidad común, dejando que las plataformas se ocupen de la parte más visual para mantener la experiencia de usuario.

Gestión Horaria

Tomando como experiencia el desarrollo realizado para Tempo Mobile, hay que decir que el enfoque Xamarin.Forms se adapta perfectamente a nuestras necesidades, ya que como comentan desde Xamarin, este enfoque es muy adecuado para aplicaciones empresariales, donde la funcionalidad es mucho más importante que la interfaz de usuario y no se requieren demasiadas funcionalidades nativas. Para estos casos donde se necesita un pequeño ajuste de funcionalidad o visualización de algún control, Xamarin.Forms ofrece la posibilidad de personalizarlo por medio de renderers, que al final son los encargados de darle a los controles el aspecto visual y funcionalidad específica en cada plataforma.

Con todo esto, desde desarrollo hemos conseguido centrar nuestros esfuerzos en realizar una aplicación funcional, impulsando una mejora continua de esta y sin el inconveniente de repetir procesos análogos en las distintas plataformas. Tempo Mobile permite de manera sencilla pero eficaz que los trabajadores desplazados fuera de las instalaciones de la empresa puedan realizar gestiones horarias (como marcajes de entrada/salida) y cumplir así con el artículo 35.5 del ET verificando en consecuencia el registro de la jornada laboral.

Tempo Mobile una herramienta eficaz para la gestión horaria en remoto

Advanced Tempo.NET

Suite eTempo

Gestión Horaria

Softmachine en El Periódico: Las empresas, obligadas a registrar la jornada laboral de sus trabajadores

Softmachine en El Periódico: Las empresas, obligadas a registrar la jornada laboral de sus trabajadores

Las empresas, obligadas a registrar la jornada laboral de sus trabajadores

Hace ya tiempo que numerosos titulares advertían que el número de horas extras no remuneradas equivalían a 156.000 empleos. Estamos hablando de un país en el que la economía sumergida crece aún más rápido que el empleo, unido a un índice de paro alarmante y a un sistema de pensiones insostenible. Esta situación está llegando a límites que las arcas del estado no pueden seguir soportando.

Conscientes de esta situación y amparándose en el art 35.5 del ET (enaltecido con las resoluciones 207/2015 y 25/2016 de la Audiencia Nacional), la Inspección de Trabajo y Seguridad Social ha endurecido el número de controles y multas, ratificando el cumplimento de obligación de registro de la jornada por parte de las organizaciones.

El pasado 4 de diciembre, la Sala de lo Social, sentenció qué: “a efectos del cómputo de horas extraordinarias, la jornada de cada trabajador se registrará día a día y se totalizará en el periodo fijado para el abono de las retribuciones, entregando copia del resumen al trabajador en el recibo correspondiente”.

Si hasta ahora únicamente aquellas compañías que disponían de trabajadores a tiempo parcial eran susceptibles de una inspección por parte de ITSS, a partir de las últimas sentencias se establece claramente que la obligación es de registro horario, independientemente de si la jornada es completa o parcial o de si se realizan o no horas extraordinarias. Ya que el control diario de la jornada es el requisito fundamental para demostrar la existencia o inexistencia de estas.

Aunque la legislación es muy vaga respecto al mecanismo de registro, dispone que ha de ser fidedigno e invariable y ha de conservarse durante al menos 4 años por cada trabajador. Además debe ser accesible desde el propio centro de trabajo para evitar que pueda manipularse a posteriori.

No quedan excluidos de dicha obligación aquellos sectores que incluyen movilidad o teletrabajo, tal y cómo sentenció el pasado 3 de febrero la Sala Social del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León; “los trabajadores a distancia tendrán los mismos derechos que los que prestan sus servicios en el centro de trabajo de la empresa“. Dicha resolución y condena se refería expresamente a una organización que no reportaba control alguno sobre la jornada de su personal.

Sobre la inspección se precisa que el registro además de ser diario debe contener la hora exacta de entrada y salida de cada trabajador. Y la ausencia de este incurrirá en una infracción grave que puede ser sancionada con multas de entre 626€ a 6.250€. Si además se demostrase la existencia de horas extraordinarias no remuneradas esta cifra se multiplicaría, de igual forma si se superase el límite máximo legal de 80 horas extraordinarias.

El inspector podrá, además, solicitar entrevistas personales con los empleados para garantizar la fiabilidad de los datos aportados e incluso llevarse una copia impresa del registro (en el caso de ser informatizado) o el original (en el caso de ser manual).

En consecuencia, si su compañía no dispone aún de un sistema de control horario que registre las horas de entrada y salida, deberá gestionar su adquisición para así totalizar la jornada  de sus empleados. Es requisito fundamental entregar una copia del mismo a sus trabajadores junto con la nómina del periodo correspondiente (generalmente mensual) y de existir horas extras hacer lo propio con el delegado sindical.

Una herramienta escalable que puede ayudarle a gestionar todo lo relacionado con el tiempo de trabajo es Tempo.NET de Softmachine. Además de ser un potente mecanismo de registro horario otorga al usuario responsable de los recursos humanos la capacidad de resolver toda la problemática asociada al tiempo y a las personas; vacaciones, incidencias, absentismo, productividad, movilidad,…etc.

Softmachine nace 1989 para especializarse en el desarrollo e implantación de sistemas de gestión horaria. Durante todos estos años su desempeño se ha curtido de experiencias,  absorbiendo las demandas de una sociedad en constante desarrollo y anticipándose a las tendencias de mercado.

No en vano, si algo nos han conferido las nuevas tecnologías móviles es libertad. Podemos abrazar nuevos retos organizativos, nuevos horarios, mayor flexibilidad e incluso una independencia física del espacio casi completa.

Disponer de un instrumento que disponga de toda la problemática horaria asociada a los nuevos modelos de producción/demanda se torna imprescindible. Los costos asociados a un personal presentista deben reducirse y de deben crear horarios más racionales para las personas y para las compañías.

Conscientes de esa necesidad Softmachine ha creado una herramienta capaz de subyugar ese ritmo palpitante que conforman vida y trabajo, oferta y demanda. Se trata de simplificar una problemática horaria cada vez más personalizada y polivalente. Que pueda confluir en un sistema biótico capaz de responder a las demandas de tiempos de trabajo/producción y personal presente.

Administrar el tiempo supone, además, reducir costes. No en vano uno de los mayores costes de la empresa están asociados al personal. Hacer una correcta gestión de tiempos de trabajo aumentando la productividad, disponer de un buen planificador, controlar y reducir las tasas de absentismo, disminuir las rotaciones y retener el talento mediante horarios flexibles y políticas de conciliación supone indudablemente una apuesta segura. Igualmente, dotar al empleado de un acotado control sobre sus solicitudes e incidencias permite también facilitar tiempo a los responsables de Recursos Humanos y potenciar la figura del Mando Intermedio.

Conocedores de todas estas cuestiones Softmachine ha creado una amplia familia de aplicaciones en entorno Web que mediante la gestión de tiempos confiere valor añadido a la empresa y a los colaboradores. Resuelve toda la problemática asociada a la gestión horaria como; absentismo, conciliación y flexibilidad horaria, seguridad (accesos, presencia, visitas y subcontratas), productividad y movilidad.

Softmachine en Verd Primera

Softmachine en Verd Primera de BTV

Os dejamos el vídeo de nuestra participación en Verd Primera.

Hablamos de flexibilidad, de conciliación, de talento. No en vano, si al inicio el control lo era todo, hemos sabido recoger la evolución natural de la sociedad laboral . Si al principio en la cúspide del organigrama laboral; más horas, mejor trabajo, una crisis devastadora ha puesto en relieve un nuevo foco de discusión; la baja productividad.

Asociar el tiempo presente al eficiente, ha demostrado no ser una estrategia rentable y han surgido nuevos modelos y formas de trabajo. Por supuesto, aún seguimos sujetos a políticas horarias, lo contrario sería un nuevo acto de torpeza. No supone ya, sin embargo, un mecanismo de control sino de gestión; gestión de tiempos, de flexibilidad, conciliación…

¿Te interesa? Contacta con Nosotros

14 + 1 =

Transformación digital

Transformación digital

Transformación Digital

Los nuevos modelos de negocio y los roles en la empresa han experimentado un  vuelco en los últimos años. En el actual epicentro, convergen empleado y cliente, el verdadero valor de la empresa moderna. Las incorporaciones más jóvenes al mundo empresarial, los millennials, reclaman nuevos entornos, más híbridos, tecnológicos, hiperconectados y longitudinales. Y son los RR.HH. los encargados de reconducir e invertir en desarrollar una cultura innovadora. Guardianes del talento, deben gestionar el cambio y establecer nuevos canales de comunicación y colaboración.

El Big Data, la nube, los dispositivos móviles, la nueva realidad virtual y especialmente el internet de la cosas nos empujan a esta vorágine innovadora que busca incorporarse más allá de las compañías tecnológicas. Ha dejado de ser un privilegio para convertirse en una necesidad, el mundo se mueve, es global y está conectado.

Las organizaciones han de adaptarse a los nuevos compases y bailar en tiempo real. El ritmo debe venir marcado desde los recursos humanos componiendo nuevas estrategias de gestión y liderazgo y por tanto, no deben ser ajenos a todo este proceso sino el catalizador.

La competitividad de las empresas y la gestión del liderazgo se verán marcadas por la capacidad de trasformación, la búsqueda de una estrategia diferenciadora y el uso de una cultura innovadora. Los RR.HH dejan de ser meros interlocutores y se convierten en la principal influencia de cambio, desde la atracción y búsqueda de nuevo talento hasta la mejora de la comunicación y el uso de nuevas plataformas colaborativas. Se descentralizarán los modelos de relación y se enfatizarán los mandos intermedios con jerarquías cada vez más horizontales y transparentes. Entre las herramientas más usadas para formalizar estas nuevas formas de interacción podríamos destacar el portal del empleado. Quizá sea el instrumento más manido de la historia de este baile pero no deja de ser el que mejor lleva el paso del colaborador. Necesitará equilibrarse con nuevas funcionalidades y apoyarse aún más de la tecnología. No hablo en vano. En Softmachine llevamos años anticipándonos a las tendencias de mercado y poniendo valor en aquello que realmente lo demanda, las personas y su tiempo.

El portal del empleado por si solo es un arma coja ante los nuevos retos de la transformación digital, necesitamos dotarlo de movilidad, de comunicación y convertirlo en una herramienta colaborativa, con un mando intermedio con capacidad de validación y de decisión. El mundo se mueve, es global, está conectado.

Urge, por tanto, un nuevo sistema adaptado y adaptativo para las distintas generaciones que confluyen en una misma organización. Un sistema flexible y vivo, en constante reinvención, nutriéndose de la tecnología y con capacidad de aprendizaje en tiempo real. Urge que las empresas adopten la transformación digital como un proceso propio, en todos los niveles y de manera completa.

Mejora de la Comunicación

Decíamos, no sin razón, que el portal del empleado era la pareja de baile más frecuentada de esta representación. Obviar que es la herramienta de comunicación interna principal en el 84% de las organizaciones sería un error y no potenciar sus posibilidades un desbarro mayor. El colaborador se ha vuelto social, proactivo, demanda ser escuchado y reclama canales cada vez más abiertos.

Quizá aún haya algún rezagado, bastión de la tradición, que no ponga en valía el poder de la comunicación abierta, del feedback inmediato y longitudinal y la importancia de la ubicuidad. Es muy probable, incluso, que se esté preguntado quién no querría eso, pero no encuentra cómo. Quizá el rezagado bastión aún piense en las redes sociales (corporativas) cómo la red de ocio que le dio vida y no como la herramienta de trabajo e innovación en que se ha convertido. Si hablábamos de la comunicación como eje fundamental de la transformación digital encontramos en las RSC su línea continua.

Atracción y retención de talento

Recruiter, gestor del talento, gestor de personas, gestor de equipos,…etc, los RRHH se acomodan al epicentro del nuevo organigrama empresarial, los colaboradores. Las compañías saben que son su principal valor y que un empleado comprometido puede convertirse en el componente diferenciador con respecto a las demás empresas.

El antiguo rol empleado-empleador ha muerto, las organizaciones deben actualizarse. Implantar sistemas que permitan identificar el talento (hablábamos, por ejemplo, de las Redes Sociales), hacer un seguimiento riguroso del mismo y anticiparse a los conflictos. Crear programas de formación y de retribución emocional con incentivos es fundamental para el desarrollo de la futura capacidad laboral.

Evaluar las competencias y el desempeño profesional resulta fundamental en este proceso de aprendizaje continuo. Medir y analizar era indispensable mucho antes de que se diera la transformación digital, pero la tecnología ha abierto nuevos y más exactos campos de estudio. Algunos de ellos, como es la herramienta eTempo Analytics, nos permiten evaluar la productividad de la práctica laboral.

Todo este proceso requiere, en muchos casos, de una pequeña inversión. Sin embargo,  estamos hablando principalmente de un  cambio en la mentalidad arcaica de los roles transversales del ayer. Hablamos de personas, de que puedan equilibrar su vida personal con la laboral, de implantar la cultura del reconocimiento, de capacitarles y de darles voz. Quizá porque el recurso más importante de una empresa es el humano, el individuo.

Se está empezando a hablar de términos como Flexiworking o Salario Emocional y no hay duda de que si queremos colaboradores comprometidos y saludables debemos facilitarles instrumentos que aporten valor no sólo a su vida profesional sino a la personal y familiar.

Nuevas formas de trabajo

Si algo nos han otorgado las nuevas tecnologías móviles es libertad. Podemos abrazar nuevos retos organizativos, nuevos horarios, mayor flexibilidad e incluso una independencia física del espacio casi completa. El Big Data y el Cloud no son suficientes. Una sociedad cada vez más empoderada reclama una movilidad mayor, nuevas formas de trabajo y herramientas más polivalentes. El smartphone es, seguramente, el instrumento que mejor ha sabido conciliar esta demanda social. Sería erróneo que los agentes encargados  de gestionar los equipos no pusieran su empeño en potenciar esta arma. Gestión documental, ubicuidad, comunicación, teletrabajo, movilidad, gestión horaria geolocalizada,…etc., son algunas de las funcionalidades que podemos atribuirle. Conscientes de esta necesidad desde Softmachine hemos desarrollado una App que resuelve estas y otras cuestiones relacionadas con la gestión de personas.

Digitalización de procesos

La transformación digital es algo más que crear redes corporativas y atraer el talento. Pasa por invertir en software y hardware, pasa por potenciar la productividad para realizar procesos más agiles y optimizados. Si no somos capaces generar nuevas oportunidades y rentabilizar la inversión habremos fracasado en nuestro afán de innovación.  Es necesario que el uso de la tecnología nos permita integrar, sincronizar y enlazar todo el entramado empresarial y hacer fácil aquello que nos empeñamos en complejizar. En Softmachine, nuestro empeño pasa por crear entornos cada vez más inteligentes, optimizados y socialmente responsables a través de nuestras soluciones horarias flexibles.

Sólo la completa armonía de la sabía experiencia con los avances sociales y tecnológicos nos permitirán un correcto desarrollo empresarial, es nuestra obligación comer del ayer y beber del mañana. Sólo así podremos convertirnos en mejores profesionales y nutrirnos para un mejor desarrollo personal. Hablamos de movilidad, teletrabajo, comunicación y colaboración. Hablamos de equilibrio, porque en este baile lo importante es no caerse y mantener el compás.

Las organizaciones, por tanto, están destinadas a transformase o morir. Únicamente sumergiéndonos en el progreso seremos capaces de alcanzar el éxito, atraer el talento y crear equipos inteligentes. Y únicamente si dejas que tu equipo inteligente piense, colabore, comunique y co-cree seguiremos el ritmo a un mundo que se mueve, es global y está conectado. Porque, parafraseando a Steve Jobs, “La innovación es lo que distingue a un líder de los demás”.

¿Quiere saber cómo podemos ayudarlo?

El desafío de los RR.HH. frente a la Reforma Horaria

El desafío de los RR.HH. frente a la Reforma Horaria

El pasado  Jueves 9 de Junio Softmachine organizó una formación para Recursos Humanos impartida por el profesor Jordi Ojeda. El motivo de la misma era preparar a estos profesionales ante la Reforma Horaria.

Que la sociedad demanda poder conciliar su vida personal con la laboral es ya una obviedad. Sólo hemos de leer los programas políticos para darnos cuenta de que hay un consenso al respecto. Puede, incluso, que sea la única cosa en la que logremos estar todos de acuerdo.

El tiempo, según indicó Jordi, es un factor sistémico. Por ello y para facilitar el análisis del mismo dividía el tiempo en tres niveles:

  • Macro, que asociaba a la sociedad (costumbres, televisión, festivos…etc.).
  • Meso, que hace referencia a los horarios de trabajo (calendarios, convenios, demandas variables de trabajo,..etc.).
  • Micro, que relacionaba con el tiempo de las personas (tanto de la vida personal como de la laboral).

Sin embargo, tal y como se dedujo de la sesión, y especificó en la zona meso, no es únicamente una cuestión de tiempos de trabajo/familia sino de competitividad de la empresa. En una sociedad de flujo de demanda variable optimizar el personal de manera versátil se torna fundamental. Bajo esta premisa pasó a dividir la complejidad organizativa en dos:

  • Si la demanda anual de la empresa es estacional hablaba entonces de anualizar la jornada (en semanas fuertes, normales y débiles). Como sería por ejemplo, la compactación de la jornada en el periodo estival en numerosas oficinas compensándolo en horas el resto del año. Otro ejemplo son las compañías dedicadas a la gastronomía de temporada (turrones, helados,…etc.) en las que los periodos de máxima producción están muy marcados por las estaciones.
  • En cambio, si la demanda es variable en días recomendaba una bolsa de horas. Un ejemplo sería una empresa que requiere de épocas de flujo móvil como puertos, transporte de mercancías o constructoras. En los que recomendaba el uso de bolsas de horas en función de la necesidad productiva.

Aparte, también hacía mención a otras formas de flexibilidad horaria, orientadas a mejorar el rendimiento del colaborador y su bienestar en la empresa. Algunas de estas soluciones son; horario de entrada y salida flexible (dentro  de unos baremos), reducción del horario de comida, realización de formaciones en horario laboral,…etc.

Por último recomendaba  que la organización flexible del tiempo de trabajo se hiciese a partir de tres impulsores:

  1. Soluciones de flexibilidad a medida; recoger la información y diseñar modelos flexibles de organización de tiempos de trabajo.
  2. Capacitación y formación; tanto a la dirección y mandos intermedios en gestión de horarios como de sensibilización del personal en su flexibilidad.
  3. Utilizar soluciones informáticas; que recojan y gestionen de forma ordenada toda la información relativa a los horarios, calendarios e incidencias.

Logrando así numerosas ventajas entre las que destacaba la reducción de costes por óptimo dimensionamiento de la plantilla, reducción de horas extras, reducción del absentismo, atracción y retención del talento, inclusión de políticas de igualdad y de la mujer, colaboradores más motivados…etc.

 

Racionalizar los horarios, por tanto, no sólo puede hacernos más felices sino que hace nuestras empresas organismos vivos, más competentes y productivos.

PROYECTO ESTADA A L’EMPRESA (Escola Garbí Pere Vergés)

PROYECTO ESTADA A L’EMPRESA (Escola Garbí Pere Vergés)

…“La estancia en la empresa es una materia que tiene como objetivo hacer conocer al alumnado la realidad del mundo laboral. La estancia en la empresa consiste básicamente en un período de permanencia y actividad del alumnado en una empresa, entendida como unidad de producción, distribución o de servicios.

La estancia a la empresa tiene una función básicamente orientadora y, por lo tanto, no se tiene que confundir con unas prácticas laborales o con el pre-aprendizaje de un oficio.

La materia ofrece al alumnado la posibilidad de conocer la estructura organizativa de una empresa y la gestión de sus recursos humanos, materiales y energéticos; las condiciones legales que afectan las relaciones laborales; y la identificación de las capacidades propias referidas al mundo laboral para establecer su itinerario formativo y profesional de acuerdo con sus intereses.”…

 

Con esta premisa se nos presentó la oportunidad de colaborar con el colegio Escola Garbí Pere Vergés  en Badalona. Por nuestra voluntad emprendedora, acogimos el proyecto con mucha ilusión. Era la oportunidad perfecta de volver al ayer, cuando estábamos en nuestro primer año de bachillerato y si bien la mayoría tenía clara su vocación, únicamente conocía la fachada laboral y no la estructura que lo sustentaba. En cualquier caso, a todos nos habría venido bien poner cara, por fin, a ese mañana profesional. Y sobretodas las cosas, poder tener el derecho legítimo de quejarte al fin de un trabajo, y no del instituto con el consiguiente: “pues ya verás cuando trabajes”, como si el instituto no fuera lo suficientemente duro.

A pesar de ser una empresa mediana, tenemos la ventaja de contar con una organización muy plural, disponemos de departamentos orientados a la administración, producción, distribución y servicios. Y cada uno de ellos apuntala, no sin esfuerzo, los pilares sobre los que se asienta Softmachine y su visión de futuro: aportar valor a las organizaciones mediante la gestión del tiempo.

En cualquier caso, y sin desviarnos en exceso del tema, nos recorrió esa corriente del antaño. Reminiscencias de un pasado no tan lejano y de un futuro aún por definir, resilente al paso de los años. Desde un primer momento quisimos aportar nuestro granito de arena o nuestra montaña de experiencias del día a día, según como se vea. En el fondo, se trataba de compartir con alguien que una vez fuimos nosotros como funciona una empresa.

Con este antecedente de ilusión recibimos el primer día a David. Quién nos iba a decir que los que aprenderíamos seríamos nosotros. ¡Y lo que nos quedaba!

Se presentó tímidamente apabullado supongo por la expectación de quien es esperado. Sin embargo no aguardó mucho para conquistarnos. Primero a la dirección, luego a la administración y así uno a uno a todos los departamentos de Softmachine. Siempre era la misma historia, empezábamos explicando que hacíamos en nuestra jornada diaria, ¿os acordáis de la montaña de experiencias? pues David tenía todo un puente para tender entre laderas. Ese primer contacto tímido nos había engañado  y torpemente había disfrazo de ingenuidad la sabiduría. Se había ganado, sin quererlo, la admiración de todos. Si cuando llegó era chiquitito cuando se fue era enorme, henchido del buen hacer, de las metas cumplidas.

David ha aprendido quizá un poco de todos nosotros, de Softmachine y de cómo funciona una empresa. Pero tened por seguro que nosotros hemos aprendido mucho más de él, de su capacidad para recordar, de su manera de contarnos las cosas, de hacernos vivir sus hobbies y aprender a amar aún más los nuestros. David ya es parte de Softmachine y espero que aunque sea un poquitín, nosotros seamos parte de su montaña de experiencias. Aquí siempre tendrá un huequito, ya le había avisado su padre, las despedidas; siempre buenas y si son dulces mejor.